Coincidiendo con el Día Mundial de la Libertad de Prensa, 3 de mayo, y en medio de la crisis de COVID-19, se hace más necesario que nunca el rol de los periodistas, profesionales que velan por la veracidad de la información. Con la masiva y vertiginosa circulación motivada por el coronavirus (y gran parte falsa, en redes sociales, webs, etc.), contrastar la información se ha convertido en una de las principales responsabilidades de los periodistas, una tarea ardua en la gestión de la información en un momento de crisis, de tiempo invertido que supera el tiempo de internet. No obstante, cualquiera puede contrastar la información. Nos convertimos en voceros y amplificadores de la información y/o la desinformación. Existen diferentes aplicaciones en internet, que empleamos los profesionales de la comunicación, que están al alcance de todos y que ayudan a desenmascarar los bulos de posts, imágenes, vídeos, portales de internet, etc. Algunas de estas aplicaciones las comparto en este artículo.

Existen aplicaciones que no son muy conocidas pero que están al alcance de todos, incluso son gratuitas en su mayoría, con las que uno mismo puede contrastar la información que le llega a través de diferentes canales, redes sociales, internet, etc. Con la gran circulación de bulos y desinformación, todos en cierta forma somos responsables de su divulgación. Hoy más que nunca estamos constatando el valor de contrastar la información, y rompo una lanza por todos mis compañeros, grandes profesionales de los medios de comunicación, #soyperiodista, por su gran labor en su día a día, valorando el gran esfuerzo de su gestión ante una masiva y vertiginosa sucesión de informaciones vinculadas al coronavirus, y en numerosas ocasiones falsa, lo que les lleva a una gran dedicación y tiempo para contrastar.

Los medios de comunicación no se han escapado de la gran ola destructiva de la COVID-19, con una gran pérdida de puestos de trabajo y ERTES. La FAPE (Federación de Asociaciones de Periodistas de España) se ha adherido a la “Plataforma Mundial para el Periodismo de Calidad” publicada por la Federación Internacional de Periodistas (FIP), a la que pertenece, con motivo del Día Mundial de la Libertad de Prensa, que se conmemora cada 3 de mayo, y en la actualidad, en medio de la crisis de la COVID-19. Hoy más que nunca, en tiempos de crisis, la información de calidad es esencial. Tres de cada cuatro periodistas han sufrido restricciones, obstrucciones o intimidaciones al informar sobre la COVID-19, según una encuesta realizada por la FIP a más de 1.300 profesionales de 77 países de todo el mundo, como recoge este artículo de la FAPE.

En una entrevista publicada en El País,el filósofo, matemático y ensayista Javier Echeverría afirmaba que “existe un tecnovirus, una entidad informacional que se difunde a través de los medios de comunicación tradicionales y las redes sociales y que genera graves desafíos y posibles desastres económicos y sociales”. A la pregunta del periodista sobre si “el tecnovirus tiene forma de bulo”, Echevarría aseveraba  que “tiene que ver con cómo gestionamos la información  en un momento de crisis que ha transformado nuestra cotidianidad. Añadía que “un mal uso puede elevar el grado de alarma, temor y angustia de la sociedad hasta alcanzar un nivel de contaminación mental que mengua la libertad de las personas”. Y advertía sobre la obligación “de que hubiera una política concertada de lucha contra el tecnovirus basada en estudios de científicos sociales y que ayude a difundir información fiable y accesible para la ciudadanía a través de un modelo abierto de gestión de los datos… lo que incluye una gobernanza o planes de acción para combatir la expansión del tecnovirus sobre todo en los aspectos claramente perniciosos como las noticias falsas”.

 

"Ante la duda de si es o no una información veraz, primero contrastarla; y si no es posible, mejor no compartirla"

 

Las noticias falsas circulan como pez en el agua, en portales de internet, redes sociales, mensajería instantánea. No se persiguen ni castigan, “los bulos no son delito. Sólo es delito lo que está tipificado en el Código Penal”, señalan expertos consultados. La libertad de expresión ampara incluso a las noticias falsas o las mentiras que por sí mismas no son un delito. El bulo hoy día no será delito sino que, en todo caso, podría serlo la injuria, calumnia o delito de odio que genere el propio bulo si lo hace. La gran oleada de desinformación sobre el coronavirus ha llevado al Gobierno a plantearse cambiar la ley para controlar la información sobre los bulos. Un debate que está en la mesa de hace años sobre cómo afrontar las ‘fake news’. Este artículo de publico.es resulta muy interesante y ahonda sobre cómo legislar sobre los bulos.

Estamos sometidos a los tiempos de internet, a la falta de transparencia informativa de las fuentes oficiales, a personas irresponsables que divulgan y crean bulos por la búsqueda quizás de protagonismo. Recuerdo el esquema que alguien lanzó con un resumen de medidas para la desescalada del confinamiento, quizás pensadas para su compañía, medidas que tenía toda su lógica; ese esquema se convirtió en viral en redes y foros del país. No era una información oficial, veraz ni contrastada, y generó más ruido y confusión.

Información sin contrastar sobre la desescalada que circuló a mediados del mes de abril.  La fuente tuvo que aclarar que no era un documento oficial.

Uno mismo puede verificar una información, foto, vídeo, post…, a través de una serie de aplicaciones que, aunque algunas no son muy conocidas, están al alcance de todos. Algunas de estas aplicaciones, que los periodistas empleamos, son las siguientes: La verificación de una imagen se puede hacer a través de Google Chrome, en Búsqueda de imágenes. Si hacemos click encima  de la fotografía, se puede encontrar su historial incluso su origen. A través de images.google.com pinchamos sobre la imagen en nuestro ordenador y obtenemos la url para su búsqueda en internet, y saber cuándo y dónde ha sido previamente publicada. Para filtrar los resultados en el tiempo, en el apartado ‘Herramientas’ se pueden añadir parámetros de periodos de tiempo.

Otra de las herramientas es Send to Exit viewer. Una vez instalada en el ordenador, y enviando la imagen a dicha extensión de Google, se podrá ver la hora, la fecha y la localización de la captura de dicha fotografía. Otra de las soluciones para la verificación de fotos es https://tineye.com/.

Igualmente a través de la extensión de Google Translate Chrome con palabras y frases de la web es fácil de reconocer. Si se selecciona en Búsqueda Avanzada, se pueden incluir palabras claves para localizar la búsqueda.

Igualmente, se puede utilizar la propia herramienta de Google Earth para el reconocimiento de las imágenes, tanto del momento de captura como cuándo se realizó.

YouTube también puede ser una fuente interesante para contrastar vídeos. Pulsando en ‘Filtros’ se puede encontrar rápidamente lo que se está buscando y obtener información sobre su relevancia, número de visualizaciones y la actualidad. En el apartado ‘Sobre’ se puede incluso ver quiénes han compartido (nombre, página web, localización, etc).

Otra herramienta de verificación gratuita para videos es Invid, una herramienta desarrollada por AFP  para  descubrir su origen, rastreando en varios motores de búsqueda mediante los keyframes.

Esta información era un bulo bajo la apariencia de una fuente fiable como es el diario Washington Post y el titular no tiene nada que ver con el contenido.

Para websites, este enlace https://web.archive.org/ permite ver qué publicaba  tiempo atrás una página web. Este otro https://botometer.iuni.iu.edu/#!/ mide la probabilidad de que una cuenta sea en realidad un robot (los que lanzan desinformación y la amplifican). También existen otras fórmulas para detectar fake news; por ejemplo, para una página web que no nos dé confianza se puede utilizar esta otra herramienta: https://urlscan.io

Prueben y comprueben. El proceso de verificación está al alcance de todos, pero requiere un tiempo de investigación, de navegación y de observación. Y ante la duda de si es o no una información veraz, primero contrastarla; y si no es posible, mejor no compartirla.

 

 

 

Fuentes oficiales, gubernamentales, sanitarias, entidades independientes como los verificadores de información, redes sociales, etc., han sido atacadas por la ‘infodemia’ sobre el coronavirus, con bulos y desinformaciones, que han contribuido a la pérdida de credibilidad, una credibilidad que ha sido y es discutida por la falta de transparencia por parte de las fuentes oficiales, cuando hoy más que nunca se hace necesaria en una situación de crisis sin parangón provocada por el coronavirus. Sólo nos queda poder contrastar la información a través de los medios que disponen el Gobierno central y autoridades sanitarias, consultando a los verificadores de información acreditados en España -la agencia estatal EFE, Maldita o Newtral-, y, por último con otras aplicaciones no muy conocidas pero al alcance de todos.

Cerca de 500 bulos han circulado en España por redes sociales y medios de comunicación de la pandemia del Coronavirus Covid-19.  Es la ‘infodemia’ frente a la pandemia. Discutida está siendo la comunicación de la crisis ante la pandemia por parte del Gobierno central a pesar de que cuenta con las herramientas para que cualquier ciudadano contraste la información  o bien de forma online (mscbs.gob.es) o incluso a través de chatbots en las aplicaciones de mensajería instantánea WhatsApp (600 802 802) y Telegram, o bien de forma presencial con las comparecencias diarias para hacer un balance de cómo va a evolucionando la situación, que igualmente se pueden consultar en la página web del Gobierno de España.

No obstante, la comunicación de la crisis, de la que nadie  duda  de su dificultad, no está siendo del todo transparente y ello conlleva a la pérdida de credibilidad  de las fuentes. Se han ofrecido informaciones contradictorias, como la negativa a informar sobre la empresa que vendió los polémicos test. ¿Pero cuál es el fin de la gran mayoría de las desinformaciones que han circulado? Naturalmente es contribuir a la pérdida de la credibilidad de fuentes autorizadas, ya sean gubernamentales, sanitarias, entidades independientes, redes sociales, etc., y generar  confusión y corrientes de opinión en contra sin medir la responsabilidad y las graves consecuencias que se pueden derivar de ello.

Algunos ejemplos de desinformaciones que han circulado sobre la Guardia Civil o EFE. 

En este escenario, irrumpe lo que se llaman los verificaciones de información, convirtiéndose en protagonistas de la crisis. De ellos también se ha puesto en duda su independencia y su credibilidad. Entiendo que el Estado tiene la obligación de monitorizar y denunciar aquellos bulos, sobre todo aquellos que alarman a la sociedad en cuestiones sanitarias, y que todo aquello que se considere ilícito lo ponga en manos de la Justicia. Igualmente, es interesante que existan organismos independientes, como son los verificadores de información, que a su vez son avalados por una agencia internacional llamada International Fact-Checking Network (IFCN), por sus siglas en inglés) que acredita su proceso de verificación y homologación de sus sistemas de trabajo y comprobación de dichas informaciones.

Un bulo viral sobre un falso remedio contra la pandemia, el clorito de sodio curaba en coronavirus en 24 horas

Las principales redes sociales como Facebook, Instagram y Whatsapp trabajan con verificaciones certificadas por dicha entidad. La IFCN lanzó CoronaVirusFacts Alliance, una red global que representa a más de 100 verificadores de hechos en más de 45 países, incluido España. Tres son las entidades españolas acreditadas por dicha organización: La agencia estatal EFE, Maldita y Newtral, esta última la más conocida y controvertida en España, impulsada por la periodista Ana Pastor, que ha incorporado el fact-checking a su propio programa de la Sexta, ‘El Objetivo’.

Gracias a estas entidades, las redes sociales pueden verificar los post, fotos y vídeos que se difunden a un ritmo vertiginoso con el fin de evitar la viralidad de información incorrecta o directamente falsa. En algunas redes sociales como Facebook, que ha sido la primera plataforma social en alertar a todos sus usuarios, las informaciones catalogadas como falsas o parcialmente falsas suponen penalización para quienes difundan esos contenidos de forma reiterada, introduciendo limitaciones respecto a la distribución de contenido y colocando una etiqueta para todos los usuarios vean que no ha pasado el proceso de verificación, entre otras acciones.

Facebook pone a disposición de los verificadores las quejas de informaciones que tengan indicios falsos y, por otro lado, los propios verificadores pueden identificar igualmente por su cuenta dichas informaciones.  Asimismo, ha decidido generar alertas a aquellos usuarios que hayan interaccionado con informaciones falsas sobre el coronavirus que afecten a la salud cuando estos queden desmentidos oficialmente por la Organización Mundial de la Salud (OMS) u otras organizaciones como ministerios de Sanidad. De hecho, el 95% de los usuarios no pincha en los contenidos marcados como desinformación, según la propia Facebook. Las cifras demuestran que la medida de verificación es efectiva. Eso sí, el periodo para emitir etiquetas que avisen de la desinformación tiene retrasos significativos de hasta más de 20 días. Mucho tiempo cuando la información vuela...

Sin embargo, la aplicación de mensajería instantánea WhatsApp, pese a pertenecer a Facebook, no tiene ninguna interacción con los verificadores y no toman represalias contra los contenidos falsos. Tan sólo hace recomendaciones para que se utilicen los servicios de estas empresas que forman parte del IFCN que pueden disponer de los mensajes cifrados a través de los propios usuarios que lo faciliten.

El último Barómetro del CIS también fue salpicado por la polémica. Tras hacer una pregunta un tanto dirigida (se consideró que la pregunta era engañosa y llevaba implícita la respuesta), la conclusión era que la mayoría de los españoles optaron por una única fuente oficial que controle la difusión de toda la información relacionada con la pandemia del coronavirus.  Pongo la pregunta textual para que ustedes juzguen por sí mismos: "¿Cree usted que en estos momentos habría que prohibir la difusión de bulos e informaciones engañosas y poco fundamentadas por las redes y los medios de comunicación social, remitiendo toda la información sobre la pandemia a fuentes oficiales, o cree que hay que mantener la libertad total para la difusión de noticias e informaciones?”

Asociaciones de Periodistas de España han criticado duramente el último  barómetro del CIS al considerar que lo que se pretendía era establecer una posible restricción del derecho a la información e imposición de la censura.

En esta guerra por la desinformación sobre la pandemia del coronavirus se ha acusado al Gobierno incluso de limitar canales de información como WhatsApp, acusación que ha obligado a la propia app a desmentirlo y subrayar que los últimos cambios en la aplicación en los que se limita el reenvío automático de mensajes “no tienen relación alguna con la verificación de la información o la censura y se ha aplicado de forma coherente en cualquier parte del mundo con el objetivo de mantener el servicio personal y privado y frenar la propagación de mensajes virales en el servicio”.

WhatsApp aclara que “no ve, ni modera, ni censura porque todos los mensajes y llamadas en WhatsApp están protegidos con cifrado de extremo a extremo. El cifrado de extremo a extremo significa que solo usted y la persona a la que está enviando mensajes pueden ver el contenido de sus mensajes, y nadie más, ni siquiera WhatsApp”. Lo que muchos consideraron censura no era más que una modificación del algoritmo en la aplicación que impedía reenviar mensajes a más de un usuario si se detectaba que el número de reenvíos era anormalmente alto. Se consideró que esos mensajes podían ser fuente de desinformación, pero esa medida acabó afectando también a memes, chistes, etc.

De hecho, WhatsApp ha proporcionado recientemente una donación de un millón de dólares a IFCN para brindar apoyo para expandir la batalla contra la desinformación relacionada con COVID-19. La IFCN utiliza de hecho WhatsApp como herramienta para combatir la información errónea y disipar información engañosa. Los verificadores de hechos usan WhatsApp como una forma de obtener información errónea del público, que puede enviarles rumores para su revisión.

Si bien  WhatsApp ha sufrido una campaña  por emplear los verificadores de información desde un partido político español que pidió a su comunidad de seguidores en las redes sociales a que se pasen a la plataforma rival Telegram. Tampoco se escapó de esta campaña Twitter. Ambas redes sociales, que han aplicado protocolos  de actuación internacionales  contra las desinformaciones y la viralidad, han tenido que desmentir  el bulo de “la conspiración sobre la censura de los  mensajes en España”.

Twitter ha decidido, por su cuenta, limitar determinadas publicaciones que vayan en contra de las recomendaciones de las autoridades sanitarias. Dicha decisión ha despertado una ola de críticas al considerar que se trata de una forma disimulada de censura. Twitter ha decidido así eliminar aquellos tuits que contengan construcciones que nieguen las recomendaciones de las autoridades sanitarias globales o locales e incrementen el riesgo de contagio; que nieguen los consejos de los expertos; animen a usar tratamientos nocivos o medidas de protección que se sabe que son ineficaces; y contenido engañoso haciéndose pasar por expertos o autoridades. Desde la introducción de estas políticas ya han eliminado de la plataforma en todo el mundo más de 2.200 tuits que contienen contenido engañoso y potencialmente dañino.

La Plataforma en Defensa de la Libertad de Información (PDLI) y La Federación de Asociaciones de Periodistas de España (FAPE) han rechazado categóricamente cualquier límite a la libertad de información que rebase los establecidos por la ley. Evidentemente la mayoría de los ciudadanos están en contra de los bulos, y en una situación de crisis, los ciudadanos quieren que los medios difundan información veraz, verificada y contrastada con fuentes fiables. En esta línea de trabajo profesional, no entran en juego los bulos. La solución tampoco está en que la información sea controlada por el Gobierno.

Los Gobiernos tienen la obligación de establecer procedimientos para que la ciudadanía sepa cómo desenmascarar los bulos y alertar de las graves consecuencias penales en la elaboración y difusión de determinados bulos. Los bulos solo pueden pararse con información veraz, libre, independiente, plural y contrastada. Igualmente la mayoría de la ciudadanía ha expresado que quisiera disponer de más información de la que están ofreciendo el Gobierno y los responsables de la gestión de la crisis por el coronavirus. Es por ello que, a través de los verificadores, los ciudadanos pueden preguntar directamente sobre cualquier información que circule y/o emplear los medios propios que han establecido las autoridades competentes.

Uno mismo puede verificar una información, foto, video, post…, a través de una serie de aplicaciones que, aunque algunas no son muy conocidas, están al alcance de todos. Hablaré sobre ello en una segunda entrega.

 

La visibilidad de la mujer en la sociedad, ¿con exclusión o inclusión del hombre?

Reconocidas marcas, entidades públicas y privadas, apoyan iniciativas, a través de patrocinios y colaboraciones, en defensa del papel reivindicativo de la mujer en la sociedad. Iniciativas muy loables como son las carreras de las mujeres, organizadas como las de estos días en varias capitales españolas, entre ellas Sevilla, por la revista Sport Life del Grupo Motorpress Ibérica. Sólo una objeción a esta iniciativa: la orientación excluyente que no permite la participación de los hombres. Un punto de partida, desde mi perspectiva, erróneo para una iniciativa reivindicativa de la mujer, por la igualdad, que es manifiestamente excluyente y discriminatoria por género. Es, conceptualmente, contrario a la defensa de la igualdad entre mujeres y hombres.

En los últimos años, he colaborado de forma activa en organismos públicos y proyectos de análisis sobre la publicidad sexista. Era y es habitual escuchar una retahíla de excusas y justificaciones sobre la utilización, por parte de las empresas anunciantes,  del rol adoptado por ambos géneros, roles sexistas, que se veían reflejados en sus propios anuncios publicitarios. El gran pretexto de la gran mayoría se resumía en que era un fiel reflejo de la realidad,  en función de la segmentación de los públicos, principalmente, en función del género que compraba mayoritariamente su producto y/o servicio. Afortunadamente hoy día la publicidad se rige por otros criterios, por el comportamiento del cliente y no por la razón de género.

El rol femenino se ha perpetuado en escenarios publicitarios entre los enseres de la cocina y, por supuesto, de la limpieza del hogar. El del hombre, en el ámbito profesional, ajeno de la vida hogareña. Evidentemente, cualquier anuncio de forma aislada no es un indicador que manifieste gravedad. La preocupación se acrecienta en la medida en que la muestra del universo de análisis se  amplía, y,  se demuestra que en la gran mayoría de los anuncios la visibilidad de la mujer se queda reducida al ámbito doméstico, consolidándose socialmente roles estereotipados por género. Esto si es alarmante.

"Las políticas excluyentes restan más que suman y son discriminatorias"

Las administraciones públicas, incluso entidades privadas, fomentan políticas de actuación para proyectar una mayor visibilidad de la mujer en otros ámbitos, el profesional, el deportivo. Un ejemplo de ello es el censo de mujeres expertas en  diversas disciplinas, elaborado por la Asamblea de Mujeres Periodistas de Sevilla con la Asociación de la Prensa de Sevilla, en colaboración del Servicio de la Mujer, Dirección General de Familia y Salud, del Área de Familia, Asuntos Sociales y Zonas de Especial Actuación del Ayuntamiento de Sevilla. Este censo incluye casi 300 referencias de profesionales, investigadoras, doctoras y especialistas en numerosos ámbitos, que ofrecen asesoramiento y/o opinión a los y las periodistas y medios de comunicación sobre sus áreas de conocimiento. El objetivo es claro: favorecer la visibilidad de las mujeres en los medios de comunicación en el ámbito profesional.

Otras iniciativas son las carreras de mujeres, que patrocinan ciertas marcas como son  la Central Lechera Asturiana, Oysho, Zurich Seguros y Banco Santander, Ybarra, La Masía, la revista Hola, entre  otras, y colaboran los ayuntamientos, como en esta última carrera celebrada en la capital andaluza -el Ayuntamiento de Sevilla y el Instituto Municipal de Deportes de Sevilla-. Estas carreras cumplen, de forma extraordinaria, con el objetivo de favorecer la visibilidad a la mujer.

La visibilidad de las mujeres en esta iniciativa es abrumadora, 10.000 corredoras en la última cita en Sevilla, no corredoras,... runners, con el dorsal 016, teléfono de atención telefónica de las víctimas de violencia de género. El objetivo de visibilidad es sobradamente alcanzado.

La Marea  rosa, como así se le llama a la carrera de la mujer, convierte a las ciudades donde se celebra en “una fiesta deportiva, solidaria y reivindicativa del papel de las mujeres en el deporte y la sociedad”, afirma la organización. Una carrera comprometida, que en esta edición, se han sumado con cinco causas solidarias.

La visibilidad de la mujer no tiene por qué centrarse en quién participa en la iniciativa sino en quién pongamos el foco,  las portavoces de las iniciativas, en este caso, las protagonistas, las corredoras vencedoras. En esta última carrera de la mujer ha sido Mude Rodríguez, deportista de elite, que seguramente habrá tenido que sufrir en el ámbito deportivo la falta de visibilidad en los medios especializados deportivos.

En mi opinión, se pierde una gran oportunidad en estos actos deportivos de gran repercusión social de visibilizar el papel reivindicativo de igualdad de la mujer en el deporte y la sociedad, sin exclusiones por sexo. No hagamos lo que nosotras no querríamos que nos hicieran y nos han hecho, con políticas excluyentes. Estas carreras recogen textualmente la exclusión del hombre. Dice así el artículo tres sobre la participación: “Inscripción exclusiva para mujeres”.

Esta exclusividad quiebra absolutamente el concepto de la visibilidad de la mujer en su reivindicación de igualdad. La mujer y el hombre deben de ir de la mano en la reivindicación de igualdad y equidad. Es una labor de concienciación de y para ambos géneros. Las políticas excluyentes restan más que suman, y son discriminatorias.

No he podido dar una respuesta coherente a compañeros, amigos, runners, que han querido participar en la carrera. Es, por ello, que he contactado con la organización y me remiten, para darme una respuesta, a un video  de youtube de una de las  fundadoras, Yolanda Vázquez Mazariego.

https://youtu.be/2J_lF9NQV48

Mazariego explica que dicha iniciativa tuvo, en sus orígenes, el objetivo de crear un espacio para las mujeres corredoras en un ámbito que era imposible visibilizarlas, en un mundo de hombres. Pudo tener sentido en aquel entonces pero hoy día este discurso no tiene sentido. Es caduco. Ellos quieren estar con ellas, como pueden ver en la siguiente foto. La visibilidad de la mujer, con la inclusión del hombre, o no?


¿#Sexismo en la publicidad?

"Las nuevas generaciones dudan sobre la existencia de sexismo en la publicidad. ¿Existe o no sexismo en la publicidad?"

Recientemente tuve la ocasión de compartir impresiones con jóvenes de la Universidad de San Jorge de Zaragoza, futuros profesionales de la publicidad, y ofrecerles un acercamiento sobre el entorno y la actuación de las administraciones públicas  sobre la  publicidad sexista, cuya finalidad es la promoción de  la igualdad de derechos y oportunidades entre mujeres y hombres y velar por la transmisión de una imagen igualitaria, plural y no estereotipada en  los medios de comunicación conforme a la normativa.

Lo que me llamó la atención es que la mayor parte del  tiempo centramos el debate sobre la propia existencia de sexismo en las  campañas publicitarias –debate que creí que estaba superado- y tuve la impresión de que aún queda mucho camino por recorrer. Evidentemente el cambio generacional es notable. Estos jóvenes han nacido en democracia, supuestamente en una sociedad igualitaria, sin diferenciación de sexo, sin estereotipos, sin situaciones de discriminación por sexo….

https://www.youtube.com/watch?v=XGruR_owvB8

Vídeo del Observatorio Andaluz de la Publicidad no Sexista

Pero ¿existe la publicidad sexista? Juzguen ustedes mismos. Hace unos días una empresa sevillana publicaba en un importante portal de anuncios de trabajo un anuncio para una vacante de “Diseñador gráfico y Auxiliar de Taller” en el que rezaba textualmente: “abstenerse diseñadoras dado el trabajo que va a tener que desempeñar a nivel físico en ciertas ocasiones y no es adecuado para ellas”. Acertadamente, y tras la actuación del  Observatorio Andaluz de la Publicidad no Sexista, la empresa ha retirado el anuncio. Pero lamentablemente a diario leemos, vemos anuncios en los medios de comunicación que transmiten estereotipos que conducen  al mantenimiento de  los tradicionales roles de género.

Les invito  a  ver  un video producido por el Observatorio Andaluz de la Publicidad No Sexista  que resume de forma muy clarificadora qué imagen se proyecta de la mujer en la Publicidad en España, donde en la mayoría de los casos los roles están estereotipados: la mujer en la cocina, en el hogar, imperfecta, preocupada por su belleza, la mujer como objeto.

https://www.youtube.com/watch?v=O1BSaKbIVts

Otro video interesante, editado por un grupo de estudiantes de la Universidad canadiense  de Saskatchewan, resumía cómo se proyecta la imagen de la mujer y el hombre en la publicidad; lo más curioso se encuentra en la segunda parte del video, donde exponen cómo se verían de forma "ridiculizada" tanto el rol del hombre como de la mujer invertidos y representados en la publicidad.

https://www.youtube.com/watch?list=PLxydhsSBJDsqwCwV5lYxHGQZiHjdu_3JM&v=QjyCNdT9vEk

Como afirman las expertas Diane Levin y Jean Kilbourne, la sobreexposición en los medios de comunicación altera en el espectador la percepción de la realidad social de manera que coincida con el mundo de los medios.

Estoy totalmente de acuerdo con dicha aseveración y en la importancia de la alfabetización mediática como una manera de prevenir, de evitar la promoción de modelos que perpetúen los roles tradicionalmente fijados para hombres y mujeres, manteniendo el tradicional reparto de espacios profesionales  y privados frente a espacios públicos o de prestigio.

En la labor continuada del Observatorio Andaluz de la Publicidad no Sexista (existe un listado de buenas  prácticas en el canal de Youtube del Observatorio) se ven cada vez más casos de buenas prácticas, de empresas  que no estereotipan sus productos y servicios en función del género.

Llegará el día en  que todo esto se vea como un absurdo. Y será cuando haya una igualdad efectiva y real, sin extrañezas por asumir roles indistintamente del sexo. Pero hoy por hoy no podemos afirmar otra cosa: el sexismo predomina en la publicidad.


¿Qué serán los periodistas del futuro, de Donald Draper a Joan Holloway?

"Trece. Número mágico. Científico de datos, consultor cualitativo, investigador Deep web, consultor cuantitativo, analista de datos, bróker de datos, revisor de resultados, elaborador de informes, asistente Deep Web, parametrizador de herramientas, Mystery Prosumer, asistente de producción y revisor de sentimiento…Trece nuevas profesiones futuras donde dicen que estaremos los periodistas en un futuro no muy lejano. ¿O ya estamos?"

Imagen del Perfil de Facebook de Mad Men

El sector de las Nuevas Tecnologías ha pasado de ser sólo TIC a denominarse  TICC, con la nueva “C” de contenidos. La irrupción de las nuevas tecnologías  ha supuesto y supone un cambio estructural en el sector de la comunicación y la información. Las formas de comunicación son diferentes. Este cambio ha sido fundamental principalmente en los canales, que ha permitido una amplificación de canales externos e internos, de los tradicionales –medios de comunicación offline, prensa, radio y televisión- a los nuevos medios –internet, medios online y social media- y medios propios online.

Taller @Dircomandalucia con @emiliodelprado: El futuro de los periodistas

Este cambio excepcional que estamos hoy viviendo gracias a las tecnologías emergentes ha supuesto la oportunidad de trabajo, de emprendimiento para los profesionales de la comunicación. De la creación de nuevos medios y empresas dedicadas específicamente a la generación de contenidos.
Muchos son los casos de éxito en este neosector en España y Andalucía que me gustaría cita, como @agoranews, una televisión por internet que produce vídeo periodístico profesional en diferido, como una productora convencional, y sobre todo, eventos en directo (streaming); la más importante en castellano, presente en España y Colombia y proceso de expansión en Latinoamérica. @JotDownSpain, revista cultural digital fundada en mayo de 2011 cuyo éxito le permitió pasar de ser una publicación de culto a tener versión en papel para coleccionistas y una edición en inglés. El Portal @topcomunicacion, site que nace en 2011 con una oferta informativa diferenciada sobre el sector de las relaciones públicas y agencias de comunicación. @ZoomNews_ES, un innovador medio digital de información general, un exponente claro de cómo reiventarse; Recientemente también nació @Porcentuales, especializado en gráficos interactivos y que por una suscripción muy económica permite customizar gráficos digitales de datos, y otras como la cordobesa Genial.ly, pensada para generar gráficos y presentaciones interactivas. Por mi proximidad geográfica, destacable es @eldesmarque, empresa sevillana, claro ejemplo de empresa digital que no para de crecer,   impulsados por profesionales de la comunicación.
Es momento de posicionar al neosector estratégico del sector de la comunicación en el contexto de las Tecnologías de la Información y la Comunicación, de su influencia en algunos sectores principales, de la existencia de empresas creadas en este ámbito y las nuevas oportunidades de la comunicación digital.
Dada la importancia de este neosector, @aemprende, Fundación Andalucía Emprende, con fondos procedentes del Programa Operativo Fondo Europeo de Desarrollo Regional de Andalucía (FEDER),  Andalucía se mueve con Europa, y la colaboración de expertos de la @unisevilla, Universidad de Sevilla, de la Facultad de Económicas, así como profesionales de la comunicación del @PeriodistasAND, Colegio de Periodistas de Andalucía, están desarrollando un estudio que permita fortalecer dicho neosector con medidas de calado estratégico y orientadas a la acción.

Siempre habrá periodistas, cuyas profesiones tendrán otros nombres. Del periodista, publicista del siglo XX, caracterizado en el personaje de Donald Draper en  @MadMen_AMC  al periodista del siglo XXI, reflejado igualmente en la misma serie por el personaje Joan Holloway, eficiente organizadora del trabajo y resolución en todos aquellos asuntos delicados de la agencia de publicidad, que investigaba, trataba los datos, ofrecía el valor del contenido, la importancia de la gestión de contenidos. Fuimos, somos y seremos siempre periodistas.


La comunicación del "cambio" en Marruecos

"Vecino, mitad aliado y mitad rival cuando hablamos de temas económicos. Muchas cosas en común y barreras aún visibles. Consultas cruzadas al máximo nivel y dos monarquías de distinto estatus pero máximo entendimiento. Marruecos está tan cerca como los dos países y el principado propiamente fronterizos. ¿Sabemos qué está pasando más allá del Estrecho? ¿Vemos los cambios que allí se producen? ¿Qué opinión nos merecen? Algo se mueve al otro lado y no está claro que lo estemos percibiendo. Son ya 14 años de encuentros entre profesionales de la comunicación en el Congreso de Periodistas del Estrecho, organizado por la Asociación Marroquí de la Prensa y la Asociación de la Prensa del Campo de Gibraltar, y el evento se ha convertido en el foro idóneo para transmitir que algo está cambiando en Marruecos. Una estrategia medida y eficaz. Y algo más que una estrategia: un reflejo de una nueva realidad. Los cambios llegan. Se ven. Otro tema es el ritmo y el calado. Todo llegará. Por convicción o directamente por necesidad, con la Primavera Árabe no tan lejos pero con la premisa de que Marruecos es el país de su entorno mejor conectado con Occidente. Su velada alianza política con Estados Unidos y su evidente conexión comercial con la Unión Europea le convierten desde siempre en un nexo esencial entre el mundo árabe y Occidente, entre el África sahariana y la OCDE."

Era el momento idóneo, políticamente correcto. Marruecos comunica. ¿Pero qué quiere comunicar, cómo y dónde? En los últimos años suelo viajar a Marruecos como participante en el Congreso de Periodistas del Estrecho. En esta edición por primera vez los miembros de la delegación española nos hemos llevado una impresión diferente sobre Marruecos. Se habló por primera vez con libertad, sin cortapisas entre profesionales y periodistas de una y otra orilla. Y lo más curioso, en aquella otra orilla, en Mdiq- ouad laoau- Chaúen. No fue casual.

Durante más de catorce años ambas asociaciones, la Asociación Marroquí de la Prensa y la Asociación de la Prensa del Campo de Gibraltar, han mantenido vivos estos encuentros independientemente del marco político, de los enfrentamientos y malentendidos, en el que se han visto envueltos ambos países. El Congreso se ha convertido en un referente, un foro idóneo, un instrumento de comunicación para reflejar cómo está la realidad del país, de cómo Marruecos está viviendo un progresivo cambio, y de cómo comunicarse con su país vecino. Un lugar de encuentros y relaciones entre las dos orillas.

Bajo el título "El periodista, el político y el asociativo: relaciones posibles para apoyar la transición democrática en las dos orillas", esta edición del Congreso ha pretendido centrarse en compartir las experiencias de ambos países en su transición democrática. En España, después de cerca de cuarenta años, pero un referente cercano en el espacio y el tiempo, y, en Marruecos con una incipiente transición democrática mediante una monarquía constitucional.

Fue interesante la conferencia inaugural, que corrió a cargo del reconocido periodista marroquí Abd el Hamid al Jamahiri, miembro de la directivo política del USFP, quien brilló por su transparencia, por su manifiesta expresión libre. Era la primera vez que escuchaba reconocer públicamente que no existiría en Marruecos una democracia real sin la separación de poderes, “Estamos ante un poder totalitario donde los poderes los concentra la monarquía. Mientras así sea no habrá una real transición democrática”, aseveraba.

La nueva Constitución de Marruecos de 2011 -impulsada por Mohamed VI- ha supuesto aportes significativos como la reducción de los poderes del monarca, el refuerzo del presidente del Gobierno como jefe del poder ejecutivo, y un más amplio reconocimiento de los derechos fundamentales y libertades básicas. Ha traído consigo cambios que tienen cierto reflejo en el país, en el mismo Congreso de Periodistas, con ciertas muestras y gestos, con una libre opinión y pensamiento, con una libertad para comunicar, sin censuras. El escenario, el público para transmitir el cambio en Marruecos, era el idóneo. Más de veinte periodistas de España nos íbamos del Congreso con la idea clara de que en Marruecos las cosas van cambiando. Tienen otro color.

Si bien, como señaló Abd el Hamid en su discurso, el papel del periodista es relevante en el proceso de transición, también lo es el papel del político. Contó la anécdota de la respuesta del presidente del Gobierno marroquí ante la pregunta de la prensa de si prefería la voluntad del pueblo o la confianza del monarca. Y, curiosamente, contestó la confianza del monarca. No era fácil la respuesta, pero tampoco fue la esperada en tiempos de transición.
Tres papeles son fundamentales para el cambio real hacia la democracia: el político, el periodístico y el asociativo. Bien es reconocido que lo que está ocurriendo en Marruecos en gran parte es debido por el Movimiento del 20 de Febrero. El camino de avanzar hacia una monarquía constitucional dependerá en gran medida de la voluntad política, de una prensa libre, y, por supuesto, de la voluntad y capacidad de las organizaciones marroquíes para aprovechar las oportunidades que ofrece la nueva Constitución, que obliga a las autoridades públicas a “cumplir” con la participación ciudadana a través de la formación de consejos consultivos con miembros del movimiento asociativo. En este aspecto, la situación es aún muy embrionaria, aún sin un desarrollo normativo. Periodistas marroquíes del Congreso confiaban en que 2015, año de elecciones, se precipite el desarrollo normativo para la implicación participativa de las asociaciones.

Creo que el objetivo de transmitir el avance del cambio en Marruecos en el Congreso de Periodistas del Estrecho ha sido eficaz. El instrumento, el idóneo, un Congreso con historia, un foro relevante de profesionales de ambas orillas. Con una impresión final nítida, con señales del avance del cambio que se vive Marruecos. Nos veremos en el próximo Congreso; será en esta orilla, en Algeciras. Y parece que será un nuevo encuentro ya sin impresiones y sí con realidades.

 


La línea roja de las redes sociales

"Tribunales de España, Reino Unido y, por primera vez en Portugal, se han pronunciado sobre casos de delitos por injurias y calumnias en redes sociales. ¿Somos conscientes de las consecuencias y responsabilidades legales derivadas del (inadecuado) uso de estos nuevos canales de comunicación?"

Los Social Media se han introducido en nuestra vida como algo cotidiano. La inmensa mayoría  disponemos de una cuenta o perfil en una o varias redes sociales, ya sea FacebookTwitter, canales audiovisuales como YoutubeInstagram, SlideShare, u otras, como Google +, y las menciono por ser las que están actualmente más extendidas, pero realmente existen infinidad de redes horizontales (generales) y verticales (especializadas), y de muy diverso tipo, incluso segmentadas por diferentes temáticas.

 

Su gratuidad y manejo fácil ha supuesto que irrumpan y revolucionen nuestra forma de comunicarnos, de escuchar, de ser escuchados, seguir o ser seguidos. Empero, ¿somos conscientes de las consecuencias y responsabilidades legales derivadas del (inadecuado) uso de estos nuevos canales de comunicación?

Entidades, públicas y privadas, y empresas son conscientes de la difusión potencial que estos nuevos canales de comunicación pueden ofrecer a sus marcas, una difusión masiva sin límites territoriales, e incluso ni temporales. Es, por ello, que gran parte de las marcas ponen en manos de profesionales la gestión de su nuevo entorno de Social Media. Pero, ¿y la ciudadanía?

Recordemos que recientemente  tribunales de España, Portugal y Reino Unido se han pronunciado sobre casos de injurias y calumnias en redes sociales, creando así jurisprudencia, con una interpretación que, en el caso de España, ha sido muy estricta de acuerdo con el marco legal del Derecho Español –las injurias y calumnias tipificadas en los artículos 205 al 216 del Código Penal–. Sonado fue el caso de la joven que interpelaba a través de la red social Twitter al gran público social a un acto de enaltecimiento del terrorismo contra políticos y banqueros, pues consideró que mostraba su rechazo a la política del Gobierno contra la crisis. En este caso, la joven fue condenada a un año de cárcel y otros siete de inhabilitación, sentencia de la que se hicieron eco todos los medios nacionales,  cadena SEREl Mundo

 

Recuerdo un caso cercano y  reciente de uno de nuestros clientes en PortugalEl primer caso en nuestro país vecino en el que un tribunal considera un delito de calumnias cometido a través de dos posts publicados en Facebook, en los que un ex trabajador de dicha compañía manifestaba en esta red social cosas consideradas por el tribunal como inciertas sobre la misma tras haber sido despedido. La sentencia, aunque aún no es firme porque ha sido recurrida –razón por la que no puedo revelar más datos sobre los ofendidos y los acusados,  hasta que sea una sentencia firme–, sanciona al trabajador por una cuantía económica de 900 euros.

 

Reino Unido es también uno de los países europeos más estrictos con las redes sociales. Muy relevante fue el caso de este año de la periodista y activista Caroline Criado-Perez. Los medios se hicieron eco igualmente de una sentencia que contenía penas de cárcel por una campaña considerada abusiva contra su persona.

En Reino Unido ya ha habido casos tratados en los tribunales que han desembocado en sanciones que han superado los 20.000 euros por el simple hecho de retuitear un tuit falso. El ya fallecido Alistair McAlpine, antiguo tesorero del Partido Conservador británico y colaborador de Margaret Thacher, se vio implicado en un escándalo sexual en el que se le implicó falsamente, siendo titular deportada de algunos medios. Tras emprender acciones legales contra la BBC  y miles de tuiteros, éstos fueron condenados por difamación al transmitir falsos rumores en la red, y tuvieron que pagar una cantidad simbólica a partir de cinco libras según fueran considerados como tuiteros más o menos influyentes.

 

Eso sí, es cierto que el factor de métricas, de medición de la difusión dada por las redes sociales, se convierte en un factor atenuante, o el caso de retirada a tiempo tras su publicación, una retractación, de manera que así la pena que se imponga sea inferior en grado. Del mismo modo, el derecho de rectificación se ha hecho también extensible a las redes sociales.

 

No obstante, queda mucho por hacer para que no se haga un uso indebido del Social Media. Con respeto para ser respetado y sin cruzar la línea roja de las redes sociales.


El valor de una publicidad en igualdad para la elección de una marca

"La cada vez mayor importancia de una comunicación y publicidad no sexista en nuestra sociedad es objeto de reflexión y análisis por parte de administraciones públicas con el objeto de concienciar. La realidad demuestra que queda mucho camino por recorrer. Compañías, en general, infringen en sus campañas publicitarias un derecho fundamental como es la igualdad, con discriminación por género, y sin reflexión. ¿Quién compra? ¿Qué nos lleva a comprar una marca u otra? El último informe sobre las campañas publicitarias sobre juegos y juguetes de la Navidad del 2013, elaborado por el Observatorio Andaluz de la Publicidad no Sexista del Instituto Andaluz de la Mujer, revela datos muy interesantes sobre el sector del juguete en España. Hay que considerar que este sector tiene una gran importancia porque los juegos y juguetes son objetos de educación, del aprendizaje de niñas y niños, nuestras generaciones futuras"

Como una madre más, el día de los Reyes Magos ha sido muy especial. La edad de mis pequeños ha hecho que coparticipe y disfrute con ilusión de la elección de aquellos juegos y juguetes para el gran día del año. Mis pequeños han sido invadidos como presas fáciles por la publicidad de los diferentes canales temáticos, Disney ChannelBoingNeox... –curiosamente la mayoría de los anuncios publicitarios se realizan en la franja horaria protegida según el informe del Observatorio-.

 

Y como todo es un aprendizaje... llegaron las preguntas: "¿Por qué las niñas quieren todo rosa y los niños todo azul? ¿Si yo quiero algo azul es que soy un niño?" "Mamá dile a mi hermana que le pida a los Reyes Magos la perrita Lucy  que tiene lazos rosas...". Por un momento creí que los Reyes Magos eran sexistas.

 

Me sentí como David contra Goliat. El 81% de los anuncios publicitarios de campañas publicitarias de juguetes contienen prácticas sexistas –los juguetes de aprendizaje personal en su gran mayoría, con más del 80%-  como revela el informe del Observatorio. Concluí que no todo estaba perdido. Mi lectura fue la contraria. O sea, existe cerca de un 20% de juegos y juguetes que no transmiten estereotipos y roles sexistas a los más pequeños. Respiro.

 

Y es ahora cuando me sobrevienen recuerdos. ¿Cómo es posible que una empresa como Famosa lidere el número de anuncios que contienen prácticas sexistas? Empresa que me devolvía los recuerdos más entrañables de mi más tierna infancia y cuya aura se desbarataba en mi mente como un débil castillo de naipes. Menos aún me sorprenden otras marcas, de las que confieso no tener ninguna afección sentimental -Toy PlanetMattelFisher Price...

 

Mi pequeña y querida hermana, gran forofa del fútbol, quería jugar en los recreos con los niños al fútbol y no a las muñecas... Era juzgada como una niña rara. Lo hablábamos y no lo entendíamos. Ella respetaba que a mí me gustaran las muñecas, en concreto las de Famosa, propias de la época, y a ella, un balón de fútbol.

 

Hoy día doy gracias porque haya empresas que se han dado cuenta de que hay una comunicación en igualdad que está valorada por una inmensa mayoría de mujeres, como son Feber, Toys 'R' UsGoliath y Educa Borrás... Gracias por ofrecerme la posibilidad de elegir y regalar en igualdad.

 

Pero me he quedado con un ácido pensamiento... El rastro de lo que fue y lo que todavía es.

Un ejemplo de publicidad de buenas prácticas, de la empresa GoldieBlox.