He estado en Lisboa (otra vez). No he podido (ni querido) resistirme. En realidad, es imposible resistirse a Lisboa, porque Lisboa es irresistible.