Lisboa, en diez polvos1